25º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata: día 4


¿¡Por qué, Román, por qué?!

Película número 12: Chassis. El Neorrealismo fue Neorrealismo por haber ocurrido en un momento particular. Si ahora que el blanco y negro intencional y la deshumanización de los personajes en Chassis son rasgos del Neorrealismo, entonces, colegas, agreguen un Neo más al término, o no lo utilicen más para maquillar a la película en el catálogo. Y esto por no mencionar la manera en que se filma y se produce el desenlace...



Película número 13: Último Grito. Sabía que mi bloque radial debió haber tomado su nombre de algo muy copado. Por lo que indica el video de aquí arriba, lo que se proyecta es un programa entero de la serie de Iván Zulueta, y no una compilación de segmentos de distintos episodios. Pasajes didácticos sobre íconos y corrientes de los '60 realizados de la manera más psicodélica posible, con presentaciones y sketchs de un estilo reconocible actualmente en Diego Capusotto. El paraíso televisivo de la divulgación cultural con el riesgo artístico como canal y una calidad soberbia en los recursos utilizados: existió.





Película número 14: cortos de Lluís Escartín Lara, programa De campesinos, astronautas y soldados. La trama inconclusa de Ivan Istochnikov (que en realidad está armada, para los tres espectadores que nos quedamos preguntándole cosas a Lara como unos bobos), la charla de 27 minutos de Amor, que se sostiene perfectamente, las intenciones de Terra Incognita para las que hubieran valido la pena más minutos, y las lindas imágenes de principio y final de Gora Terra Film. Ivan Istochnikov, Terra Incognita y 6 películas más de la retrospectiva pueden verse acá.

Película número 15: Ivory Tower. Si bien es posible encontrar reminiscencias, por mi parte siento que es suficiente con mencionar la simpleza de la película, las risas que sencillamente consigue, las buenas actuaciones y el poder de borrar por un corto lapso las imagenes futbolísticas en mi cabeza.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Justo iba a comentar sobre la similitud del nombres... Anduve el martes por la zona de la vieja terminal, porque el plano de la Guía de Programación la señala, y fuí a dar allí abstraido por tantas películas, bruma marítima y ambiente festivalero. Allí entre varias tiendas que sostienen la dificil situación (el único micro que funciona es uno que va a Miramar), encontré en una derruida galería de Calle Alberti E/ Sarmiento y Las Heras una librería pobre y pequeña, pero con varias publicaciones y revistas revueltas en los estantes. Estaba sin anteojos y me fui sin llevar siquiera esa novela infaltable en librerias de usados: "Adiós, Cordera", de Leopoldo "Alas" Clarín. Que ganas de volver, ¡larga vida al festival de MardelPlata!

Jotafrisco, la ira de Dios dijo...

Muchas gracias por el comentario. ¿Quién lo escribió?

equidna dijo...

Federico, d Villa Gesell.